El duro camino a la ascensión

 

hermandadblanca_org_ascencsion_cristoresucitado

Cuando uno comienza comienza un trabajo interior serio debe pasar por grandes renuncias y profundos arrepentimientos.

A mayor ascenso mayor dicha y menos leyes reinantes en su interior y por ende gran libertad.

Cuando el adepto cae o se deja caer perdiéndose y entregándose a las tentaciones de la vida, este sufre terriblemente y todo se le quita.

Siente perderse dolorosamente y nada puede hacer mas que padecer tristemente quedando a merced del ego.

El materialismo reinante en su interior alcanza niveles profundos, el ser parece retirarse y el humano ya no puede escuchar su corazón.

Se sufre por haber sido y ya no ser, y este empieza desde abajo nuevamente, desde muy abajo.

Suceden cosas tristes, adviene el lamento por lo valioso que se perdió, el ser, todo en nosotros.

Se desciende al infierno en vida, se sufre por dentro y las limitaciones son terribles a causa de mayores leyes reinantes.

hermandadblanca_org_tantra-reikidharma-176x300

Todo iniciado serio sabe que el camino a la luz implica castidad, que no es lo mismo que celibato. El iniciado puede y debe practicar magia sexual, el Sexo Yoga o tantrismo blanco (que consiste en conexión sexual con la pareja sin derramar el semen cristónico jamás), de esta manera la energía sexual del kundalini asciende despertando sus mágicos poderes que lo acercan a la luz, la chispa divina vuelve a la llama de donde salió, así comienza su ascensión triunfal para convertirse en verdadero hombre y ella en verdadera santa.

hermandadblanca_org_energiagnosis-216x300

 

Para un mago blanco derramar el semen es muerte.

El caminante ingenuo que desconoce estos grandes misterios cae por la puerta del sexo y rueda al abismo.

Para recuperar lo perdido el adepto tiene que luchar mucho, demasiado…

Costará sudor y lagrimas encaminarse un poco solamente pero corre con la ventaja de recordar ciertas partes del camino.Éste sabe que errores no deberá cometer, que no significa que no pueda volver a caer en ellos.

Este es el camino sin camino, el sendero sin sendero, este es el duro camino del filo de la navaja.

El valiente que decide transitar por él deberá saber que éste es un camino de renuncias, de renuncia a todo lo que tenga sabor a ego y huela a terrenal. El camino sin camino tiene puertas sin puertas ya que es invisible y se abre paso el adepto que tiene sinceros méritos del corazón y profundos arrepentimientos.

éste debe dedicar su vida, al sacrificio por la  humanidad.

Debe quitarse para que a otro no le falte, debe curar enfermos, debe ayudar a quien esté a su lado sea quien sea.

debe dejar todo por amor a la humanidad, debe dejar de vivir para si mismo para comenzar a vivir para dios.

Cuando la luz lo inunde porque ha dejado su personalidad de lado para servir a dios, éste se convierte en un pequeño dios en la tierra. Llegará el día en que él dejará de ser lo que fue y el velo mundano desaparecerá para entrar así en el paraíso en vida.

Vivirá en el éxtasis puro de los santos.

Cuando la luz de cristo descienda sobre su coronilla será un verdadero dios en la tierra, dueño de si mismo y con poder sobre la naturaleza.

“Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupisencia, como los gentiles que no conocen a Dios.” (I Tesalonicenses 4: 1-5)

Autor: Germán W Cáceres.

 

El ego y sus múltiples propósitos en nuestra vida

 

 

hermandadblanca_org_13-12-23-judy-grundman-dejar-ir-nuestro-ego-620x349

El ego robustecido impide que lo divinal se manifieste en nosotros.

El ego y sus múltiples facetas intentan a diario tomar el control del ser humano.

Según el defecto de turno el ego intenta hacer su voluntad y manipula al ser humano a través de la mente, impidiéndonos así, hacer la voluntad de dios en nosotros.

El ser, chispa divina, emanación de dios, no puede manifestarse en nosotros mientras carguemos en nuestro interior todas esas múltiples facetas diabólicas que con su obscuridad impiden el paso de la luz.

Mientras estemos bajo el mando del ego  nunca podremos ser humanos con una individualidad, ya que el ego es múltiple en sus propósitos. Cuando el ego de la gula quiere alimentarse de forma bestial así lo hacemos.

Cuando la lujuria toma el mando nos induce a satisfacer nuestras bajas pasiones animales.

Cuando la ira toma el control, el humano reacciona violentamente.

Al identificarnos con estos personajes maquiavélicos que nos tientan en la mente y al hacer su voluntad estamos acrecentando al tenebroso, al diablo en nosotros, viva representación del ego.

ego (1)

Al resistir las pasiones en el mismo momento de su manifestación el defecto no logra alimentarse y de esta manera no crece.

Si nos proponemos a no alimentar el defecto jamás, este no se nutre de nuestra energía y va muriendo lentamente…

Al identificar cada defecto que se manifiesta en nuestro interior y tomar nota de ellos, sabremos que defecto particular tenemos que disolver y no alimentar.

A través de la comprensión y estudio de cada defecto que identificamos en nuestro interior sabremos que particularidad de defecto nos caracteriza y podremos hacer un trabajo de eliminación de cada yo o ego.

La GNOSIS, enseñanza filosófica y practica nos enseña técnicas para la disolución del ego a través de la meditación y comprensión de cada defecto.

Al morir el ego experimentamos eso que es la verdad, eso que está mas allá de la mente, por experiencia y vivencia propia.

La verdad es dios en nosotros y ella nos hará libres, pero es urgente que para que nazca la verdad en nosotros, muera la mentira en nosotros, el ego, eso que sobra y que debemos desechar para viven ciar la felicidad que viene del ser propio y particular de cada uno, viva manifestación de dios en nosotros.

El ego robustecido impide que lo divinal se manifieste en nosotros.

El ego y sus múltiples facetas intentan a diario tomar el control del ser humano.

Según el defecto de turno el ego intenta hacer su voluntad y manipula al ser humano a través de la mente, impidiéndonos así, hacer la voluntad de dios en nosotros.

El ser, chispa divina, emanación de dios, no puede manifestarse en nosotros mientras carguemos en nuestro interior todas esas múltiples facetas diabólicas que con su obscuridad impiden el paso de la luz.

Mientras estemos bajo el mando del ego  nunca podremos ser humanos con una individualidad, ya que el ego es múltiple en sus propósitos. Cuando el ego de la gula quiere alimentarse de forma bestial así lo hacemos.

Cuando la lujuria toma el mando nos induce a satisfacer nuestras bajas pasiones animales.

Cuando la ira toma el control, el humano reacciona violentamente.

Al identificarnos con estos personajes maquiavélicos que nos tientan en la mente y al hacer su voluntad estamos acrecentando al tenebroso, al diablo en nosotros, viva representación del ego.

hermandadblanca_org_ego-1

 

Al resistir las pasiones en el mismo momento de su manifestación el defecto no logra alimentarse y de esta manera no crece.

Si nos proponemos a no alimentar el defecto jamás, este no se nutre de nuestra energía y va muriendo lentamente…

Al identificar cada defecto que se manifiesta en nuestro interior y tomar nota de ellos, sabremos que defecto particular tenemos que disolver y no alimentar.

A través de la comprensión y estudio de cada defecto que identificamos en nuestro interior sabremos que particularidad de defecto nos caracteriza y podremos hacer un trabajo de eliminación de cada yo o ego.

La GNOSIS, enseñanza filosófica y practica nos enseña técnicas para la disolución del ego a través de la meditación y comprensión de cada defecto.

Al morir el ego experimentamos eso que es la verdad, eso que está mas allá de la mente, por experiencia y vivencia propia.

La verdad es dios en nosotros y ella nos hará libres, pero es urgente que para que nazca la verdad en nosotros, muera la mentira en nosotros, el ego, eso que sobra y que debemos desechar para viven ciar la felicidad que viene del ser propio y particular de cada uno, viva manifestación de dios en nosotros.

 

El defecto disminuido y su ubicación en nuestro interior.

Cuando cierto defecto o yo comienza a reducirse se vuelve mas imperceptible pero sigue vivo. Por lo tanto el trabajo se vuelve mas difícil aún.

El defecto disminuido trabaja desde otro punto y de otra manera, pues no se ubica e identifica como antes, sino que está latente en nuestro interior y puede hacerse pasar por santo, por gnóstico o espiritual.

Al ser descubierto  en reiteradas ocaciones y alumbrado con la luz de la conciencia, éste se reduce, porque a más luz, menos oscuridad.

Al reducirse determinado yo, no resuena con tanta fuerza y no influye tanto en la persona, por lo tanto  el observador no lo identifica con la misma intensidad y puede éste creer que tal o cual yo ha muerto por no hallarlo con la misma fuerza con la que lo identificaba.

El yo reducido intenta pasar desapercibido esperando el ataque o queda como demonio tentador hasta el momento de su total eliminación.

El demonio tentador del defecto

Cada vez que cedemos ante un defecto éste se fortalece y en determinado momento usará las situaciones donde uno cedió para tentarnos, tales situaciones serán un demonio tentador que, en ciertas circunstancias el ego usará en su conjunto para hacernos caer.

Todas las situaciones donde uno cedió se le vendrán en contra y abrá de resistirse a su propia  tentación o pecado. Fortalecido éste, uno deberá salir victorioso con la ayuda de su madre divina particular y su propio ser interno.

Oid al ego murmurar en la cavernosa mente!

Cual ave rapaz, rasante volar, parece llegar,

tenaz voluntad, de buen cazador, debieras tener

tras golpe fatal parece caer

rodando Satán

Como eliminar nuestros defectos por medio de la auto observación psicológica.

7pecados_capitales

Es necesario saber que en nuestro interior cargamos defectos que yacen en la mente caracterizados por los siete pecados capitales. Se llaman pecados capitales los que son cabeza de legión: Ira, codicia, lujuria, envidia, gula, soberbia, pereza. A estos los debemos transformar en virtudes (sabiduría y amor).

Ira la convertiremos en amor.
Lujuria la convertiremos en castidad.

Codicia la convertiremos en caridad.

Envidia la convertiremos en alegría por el bien ajeno.

Gula la convertiremos en templanza.
Orgullo lo convertiremos en humildad.

Pereza la convertiremos en diligencia.

Hasta que no acabemos con estos defectos de manera definitiva no nos darán descanso, esto es motivo de divorcios, guerras, divisiones y demás sufrimientos innumerables.

 hermandadblanca_org_yoescomprimida-264x300                         

A estos defectos se los conoce como: Egos, yoes, diablos, obsesiones y son un manojos de recuerdos, pasiones, errores que están en nuestro interior impidiendo que lo verdadero (el ser, dios en nosotros) se manifieste.

Si pudiéramos observarnos de momento en momento sentiríamos sus reclamos, quejas, opiniones y malas sugerencias (la mentira en nosotros) porque si dios es verdad el diablo es la mentira.

Se manifiestan en nuestra mente de una forma tan sutil que al principio ni nos damos cuenta que están, simplemente reaccionamos sin saber porqué…

 

descarga

somos marionetas manejadas por sus hilos invisibles, esto es motivo de división, desconfianza, violencia, dolor. etc.

MANIFESTACIÓN DE NUESTROS DEFECTOS EN NUESTRA MENTE

Es urgente saber que se manifiestan en nuestra mente de dos formas:

yoes3
POR MEDIO DE IMÁGENES:

En la pantalla de la mente se manifiestan nuestros defectos proyectándose actos inventados, una situación de tipo lujuriosa y fantasiosa con determinada mujer por ejemplo, una escena de celos o de ira hacia determinada persona y actos lejos de la realidad que están en nuestro interior motivándonos al error e incitando a que lo llevemos a la acción, es importante identificar a que defecto (pecado capital) o cabeza de legión pertenece y comprender la raíz del defecto para así poder eliminarlo.

egos

POR MEDIO DE VOCES:

Los egos critican, maldicen, confunden y nos motivan al error por medio de las voces que aparecen en nuestra mente, lo llamativo es que usan nuestra propia voz, hablan y parlotean en nuestra mente de forma idéntica a nuestra voz real.

Al principio llegamos a creer que somos nosotros mismos pensando de forma autónoma pero cuando comprendemos sus manejos y como se manifiestan sentimos la necesidad de eliminarlos, son el deseo tentador en nosotros.

Es necesario practicar en la vida diaria la observación de nosotros mismos de instante en instante para saber que es lo real en nosotros.

Queda en uno elegir a quien hacerle caso.
DIOS-CONCIENCIA-SILENCIO INTERIOR
DIABLO-INCONSCIENCIA-CONFUSIÓN INTERIOR.

LA AUTO OBSERVACIÓN:

Esta es la herramienta que nos va a permitir empezar a identificar nuestros defectos, conocerlos y así comprenderlos para poder eliminarlos. La autoobservación consciente consiste en comenzar a observarnos en nuestra vida diaria de minuto en minuto, de momento en momento, desde que nos levantamos a la mañana hasta el final del día, todos los días de nuestra vida, esto es trabajar sobre sí  mismo responsablemente. Al principio no será fácil, conforme tengamos disciplina y constancia iremos progresando en nuestro trabajo. Si observamos la pantalla de la mente podremos ver sus representaciones y oír su incesante parloteo.

Necesitamos observarnos e identificar a que defecto pertenece esa representación.

Tal vez a la lujuria? quizás a la envidia? Solo tú lo puedes saber…
Debes ir en contra de tus deseos naturales, el deseo querrá hacerte creer que sin el no podrás vivir, que tu vida sin el no tendría sentido. Lo único que hace es alimentarse de tu energía cada vez que reaccionas, cuando lo enfrentes realmente te darás cuenta que es un engaño sembrado en la mente. El deseo es el diablo en nosotros, es una espina que debes extirpar de tu mente, cuando la elimines por completo quedará el ser en ti, y serás tu propio dios, dueño y señor de ti mismo.

Hombre, basta ya de buscar afuera lo que está dentro de ti!

Nunca te sientas ofendido ni te tomes las cosas enserio, mas bien obsérvate e identifica quien es el que se ofende adentro de ti.
¿Talvez el orgullo? ¿Será la soberbia? O ¿quizás el amor propio? Puede que la ira busque o invente motivos en tu mente para llevarte a reaccionar.
La lujuria es el pecado de los pecados.
Nunca olvides la pereza, gran enemiga de la voluntad, no la justifiques, obsérvala con calma, solo tu puedes hacerlo.
Recuerda que la fe ciega es la llave que le cerrará la puerta a los miedos, ellos solos caerán cual fruto maduro se desprende de su árbol.
Pedid a tu padre interno que está en secreto (el ser, el cristo en ti) y a tu madre que espera el llamado de su hijo (María tu madre divina en ti) ellos esperan que los sigas.
No te desvíes hijo mío! se sincero contigo mismo, nadie lo será por ti, así le habla la madre interna a sus hijos.
Agacha la cabeza ante tu soberbia con la caricia de la humildad.
Perdona si quieres ser perdonado, rebájate si quieres elevarte…
Persiste hijo mío! que el premio es grande como el reino de los cielos!

Arriesga a todo o nada, a perdido por perdido, ganado por ganado…

Práctica la meditación serena que eleva el alma, ella te permitirá entrar en la frecuencia que necesitas para ver con más profundidad.

 

El real ser, la verdad en nosotros.

Desde que el espíritu toma este cuerpo físico comienza a padecer por los deseos de la carne, hasta que el humano no logre emanciparse y trascender la materia, va a padecer perdido en ella, el alejarse de lo divino.
Mientras más enredos con lo material más nos alejamos de la dicha del espíritu.
Mientras más distracciones mundanas mas alejados de nuestro real ser estamos.
Comprendiendo esto, es necesario dejar de vivir para alimentar los sentidos, dejando de vivir para este mundo comenzamos a vivir para nuestro real ser (dios en nosotros) y por ende hacemos la voluntad de dios.
Para hacer la voluntad de nuestro ser debemos dejar de hacer la voluntad de nuestra falsa personalidad, fiel vehículo del ego.
Al cesar el enfoque de los sentidos en lo externo, comienza el enfoque hacia lo interno, el ser.
Allí comienza el nacimiento segundo.
Cuando dios se siente reconocido como prioridad, porque este, su hijo lo sigue fielmente, dios lo libera de la materia entregándole la dicha sin fin del espíritu, torrente de sabiduría y amor.
Cuando éste, su hijo pródigo se libera de la materia, siente descender el espíritu inmaculado de dios que, al entrar por la coronilla, descorre el velo mundano que el humano tiene y su mente se convierte en mente cristo, ésta pasa a estar al servicio del corazón que, conectado a lo divino tiene la sabiduría inefable de todo lo que fue y lo que será, este es un hombre nuevo, un ser divino, esta es la resurrección, para esto hay que dejar de vivir para uno ( la falsa personalidad ) y vivir para dios, esto implica renuncia total, pero renuncia consciente por amor a dios.
Cuando el humano renuncia a su vida por amor a él, su creador lo recompensa con vida eterna.Dios camina con nosotros

 

Tenemos que dejar de vivir para alimentar los sentidos, dejar de satisfacer nuestros deseos, pasiones, anhelos materiales, hay que renunciar a alimentar al ego en todas sus facetas, pues éste nos aleja de lo divino.
Cuando el humano derriba bibliotecas de teorías que endiosan a la mente (fuimos entrenados para eso desde chicos) y renuncia al orgullo de retención de información de su intelecto, dios lo premia con dicha y libertad suprema.
El humano suele buscar en los placeres del mundo algo que se acerque a la dicha y libertad del espíritu, buscan en el camino corto de los placeres lo que alguna vez buscaron en el espíritu, esa disconformidad inconsciente intenta ser saciada con lo mas fácil, el camino corto.
El camino directo es largo y requiere sumos esfuerzos, es el que nos toca transitar para libertarnos de la materia, para cumplir el objetivo al que todo ser humano vino a este planeta, trascender y evolucionar para hacernos uno con el padre.

cuando volvemos a unirnos con la única ley que nos gobierna en los mundos superiores, la ley del amor, llegamos a la dicha suprema que todo hombre pueda aspirar en la tierra, para eso hay que arrepentirse.

Cuando uno se arrepiente el que sufre es el orgullo propio pero hay que arrastrarse para elevarse, hay que bajar para subir, hay que reconocerse derrotado para ganarse, pues sino el orgullo y el engreimiento propio no muere, mientras me creo grande no dejo ser grande al que verdaderamente lo es, el ser, la verdad en nosotros.
Si reconocemos a nuestro verdadero ser, el inmaculado que llevamos dentro, esa conexión con lo divino digna de toda perfección ,el que no se equivoca, nuestro gurú interno y lo hacemos carne en nosotros, estamos marchando por el camino directo que nos llevará a la liberación final.
Si supieran la dicha, felicidad, libertad y amor que os espera, dejarían en este momento esos fugaces placeres que a nada llevan.

Autor: Germán Cáceres.